Back to top

KOPS vs HIP SETBACK

El K.O.P.S o “Knee Over the Pedal Spindle” (rodilla sobre eje de pedal) ha sido desde los inicios del propio bike fitting moderno, el método más popular para medir y determinar el adelanto/retroceso del ciclista sobre la bicicleta. Concretamente K.O.P.S se refiere al desplazamiento horizontal entre rodilla* y eje de pedal cuando la biela se encuentra a 90º (posición horizontal adelantada), o dicho de otra manera, cuanto la rodilla se encuentra adelantada o retrasada respecto a la vertical que pasa por el eje del pedal. Aunque se encuentren ligeras diferencias entre protocolos, por norma general el método K.O.P.S aconseja alinear la rodilla con el eje del pedal a 90º, es decir un adelantamiento/retroceso de 0mm.

Aunque sus partidarios aleguen un beneficio en términos de rendimiento y confort, los fundamentos teóricos de carácter mecánico o físico brillan por su ausencia. No hay duda que si aplicamos una fuerza vertical en la posición descrita por K.O.P.S esto reducirá al máximo el trabajo de flexores y extensores de rodilla, en ese momento concreto ¿cuál es la ventaja? Por otra parte la experiencia demuestra que aunque no sea un método nocivo ni peligroso, tampoco parece suponer el punto óptimo. Esto resulta evidente sobre la bici de triatlón o crono.

 

Es probable que su popularidad provenga del hecho de que fuera uno de los primeros métodos y de su fácil medición/aplicación, a través de la plomada primero y con el video análisis después. Puede no haber sido un método infalible, pero ha sido seguramente el mejor entre los existentes. Sin embargo, las tecnologías disponibles hoy abren un abanico de alternativas.

 

Quizás la alternativa de mayor eco ha sido la planteada por Keith Bontrager, la cual se basa en el adelantamiento/retroceso del centro de gravedad del ciclista. Desgraciadamente, este método que alega que dicho centro de gravedad aumenta la potencia aplicada por el ciclista, cuenta con más sombras que claros en sus fundamentos científicos.

El centro de gravedad representa el centro de la distribución de la masa del ciclista, será en todo caso la masa del ciclista la que pueda aportar fuerza, energía o potencia a los pedales. Dicha masa se encuentra distribuida entre sillín, manillar y pedales cuando el ciclista se encuentre sentado y entre manillares y pedales cuando se levante sobre los pedales. Todos sabemos que en este segundo caso, la masa SI realiza una aportación de fuerza en forma de peso, aunque también sabemos que no supone ninguna fórmula milagrosa, porque la masa que ha descendido con el pedal la tenemos que elevar seguidamente sirviéndonos del manillar y consumiendo como mínimo la energía que el peso ha aportado previamente a los pedales. Es decir no hay ninguna ganancia ni ahorro, al contrario. No estamos diciendo que la distribución de la masa corporal no incida en el rendimiento, el peso nos es útil cuando se opone a la reacción que se da en el pedal cuando aplicamos una fuerza vertical “descendente”, si no tuviéramos peso tendríamos que agarrar los manillares con la misma fuerza (pero opuesta) que pisamos los pedales porque de otra manera saldríamos volando. Por otra parte la distribución de peso es determinante en términos de manejo de la bici, aunque para esto debiéramos hablar de distribución de peso sobre cada rueda.

A diferencia del K.O.P.S el centro de gravedad resulta extremadamente difícil de ser individuado con precisión. Al ser una propiedad geométrica, el centro de masas o baricentro varia con la disposición geométrica del cuerpo del ciclista. Evidentemente su ubicación no será la misma para un cuerpo en bipedestación o subido a la bicicleta. Varia incluso al cambiar de apoyo en el manillar o incluso a mientras pedaleamos. Por otra parte, si el cuerpo se encuentra en forma de L o U, el baricentro se encontrará normalmente fuera del cuerpo. Por tanto no se puede afirmar que se encuentra en una parte u otra del cuerpo. El sistema 3D Motion Capture system tiene en cuenta todos estos aspectos para conocer el centro de gravedad en cada momento, sin embargo resultará un dato aproximado incluso en los sistemas más avanzados, dado que el cálculo se realiza para un cuerpo con una distribución de masa proporcionada, sin tener en cuenta las singularidades de cada individuo. Con lo cual, podremos usarlo solo como valor indicativo de la distribución del peso sobre la bicicleta.

Así que en el caso del centro de gravedad, además de una falta de fundamento teórico, tenemos una imprecisión derivada de la dificultad de localizar dicho centro de gravedad.

Necesitamos una forma de medir el adelantamiento/retroceso del ciclista en relación a los pedales, de manera PROPORCIONAL y PRECISA.

 

El K.O.P.S, independientemente a la alineación rodilla-pedal, podría haber sido un buen método para cuantificar el adelanto/retroceso, si no fuera por la falta de “proporcionalidad” que hace imposible fijar rangos generales cuando los valores recomendados no son 0 (alineado). Ej: Supongamos un cambio de adelantamiento/retroceso de 10mm, este cambio será más pronunciado para un individuo de 155cm de altura que para uno de 190cm. Dicho de otra manera, la geometría del cuerpo más alto ha sufrido una variación mucho más pequeña por lo que decimos que no es proporcional. Por tanto si queremos poder utilizar valores diferentes a 0, necesitaremos otro tipo de referencia.

 

Recordemos que estamos buscando un parámetro que nos ayude a cuantificar y determinar el adelanto/retraso de sillín, por tanto referirnos a una parte del ciclista cuya posición dependa directamente del sillín resultará más representativo. La pelvis es solidaria al sillín, pero, su posición depende también de su la capacidad de rotación y del confort de la zona perineal que determinan su inclinación. Por tanto, si queremos un parámetro independiente de la inclinación de la pelvis, necesitaremos considerar el punto sobre el que la pelvis pivota en relación al sillín, esto es la zona del arco púbico. Puesto que el arco púbico resulta difícil de ver/capturar además de resultar extremadamente “íntimo” elegiremos un equivalente lateral fácil de identificar como es el trocánter mayor. Además el trocanter superior es un punto que necesitaremos marcar para otras mediciones clave come la extensión de rodilla.

 

Finalmente solo nos queda referir, en sentido horizontal, el trocanter al centro del pedaleo, es decir al pedalier. Para ello dibujamos un segmento trocánter-eje pedalier y medimos el ángulo que dibuja este segmento respecto a la horizontal.

 

Como conclusión, este ángulo bautizado como Retroceso de cadera (Hip Setback) resulta una referencia PRECISA y PROPORCIONAL además de fácil de usar y accesible. Para determinar el valor concreto y con ello la posición, no nos basamos en reglas mágicas si no en rangos empíricos obtenidos en laboratorio testando la relación entre retroceso de cadera y rendimiento. 

 

Más información y rangos aconsejados en la oferta formativa de Fit4bike.

*Dependiendo del protocolo la referencia de la rodilla puede ser el borde de la patela, la tuberosidad tibial o la hendidura que se sitúa justo debajo de la tuberosidad tibial.